Admin
Jun 29, 2018

Abren tumba del templo 20 en Palenque

0 comments

Finalmente después de 13 años de espera, la cámara funeraria se ubica en el templo XX. fue abierta el pasado martes 4 de septiembre 2017, años de arduos trabajos de investigación y excavaciones realizadas por un equipo encabezado por el arqueólogo Arnoldo Martínez Cruz, el mismo que sacó a la luz el sepulcro de la llamada Reina Roja, en 1994, también en Palenque Se trata de la más antigua, de alrededor del año 450 de nuestra era, de los albores de esa majestuosa metrópoli del México prehispánico, hoy considerada patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

 

El nuevo descubrimiento cambiará el rumbo de los estudios acerca de la historia y la religión de los antiguos mayas, aseguran los especialistas, quienes sostienen la hipótesis de estar tras la pista de un gran sepulcro de la realeza que gobernó la región hace más de mil 500 años.

 

La línea de investigación que cobra fuerza es que quizá se trate del enterramiento de alguno de los ajaw (reyes) que iniciaron la dinastía de la que forma parte K’inich Janaab’ Pakal (603-683 dC), conocido también como Pakal II o Pakal El Grande, cuya elaborada y rica tumba es hoy uno de los tesoros arqueológicos más importantes de Mesoamérica. La cámara funeraria se ubica en el templo XX y fue abierta el pasado martes, después de 13 años de arduos trabajos de investigación y excavaciones realizadas por un equipo encabezado por el arqueólogo Arnoldo Martínez Cruz, el mismo que sacó a la luz el sepulcro de la llamada Reina Roja, en 1994, también en Palenque.

 

La recién hallada habitación abovedada fue localizada en 1999 durante las exploraciones que llevaron a cabo los arqueólogos Merle Greene Robertson (fallecida el 22 de abril de 2011) y Alfonso Morales Cleveland, como parte de los trabajos del Instituto de Investigación de Arte Precolombino (organización sin fines de lucro, fundada por Green, que ha financiado importantes investigaciones sobre el arte, la iconografía y la epigrafía mesoamericanas).

 

A través de un orificio de 10 centímetros, los expertos mayistas lograron entonces tomar una fotografía de una de las figuras del mural, pero, debido a la inestabilidad del sitio y lo intrincado de su ubicación, entre otros motivos, durante casi una década la investigación se interrumpió y no se tenía idea clara de lo que se encontraba en su interior.

 

 

Por fin, el martes 4 de septiembre de 2012, al mediodía, en medio de una atmósfera de esperanzada concentración, entusiasmo y un cúmulo de emociones alrededor del profesionalismo y desempeño científico, el equipo de Martínez Cruz, con apoyo del arqueólogo Rogelio Rivero Chong, pudo retirar la última de las losas que cubría el vano de la cámara funeraria.

 

Varios minutos se detuvieron a contemplar el esplendor de su interior: paredes y techo en diversas tonalidades de rojo (el color fúnebre de los mayas), y plasmados en los muros figuras humanas ricamente ataviadas; en el piso, esparcidos, una especie de anillo, un colgante y alrededor de 50 o 60 cuentas de jade redondas, grandes, así como 11 vasijas de cerámica.

 

Las figuras de las pinturas son muy similares a los personajes de estuco que aparecen en relieve en las paredes del aposento de Pakal, en el templo de la Inscripciones. Serían los señores del inframundo, llamados Bolon Tiku, los cuales se mencionan en el libro sagrado de los mayas quichés, el Chilam Balam de Chumayel.

 

Están parados, con tocados de plumas, escudos redondos y cetros con pie de serpiente. Las mejor conservadas son las cuatro figuras que se ubican en la pared del lado poniente y las cuatro del lado oriente; en la pared al norte sólo hay una pequeña porción del mural. Durante el laborioso proceso de apertura, que en diversas ocasiones tuvo que ser suspendido ante el riesgo de un derrumbe, un detalle casi imperceptible para ojos inexpertos llamó la atención a los arqueólogos: restos de material textil en los alrededores de la entrada, como si hubiera sido forrada con una finísima manta de cielo antes de ser sellada, una suerte de envoltorio-capullo para resguardar el sueño eterno del importante personaje que probablemente ahí reposa. Este es un dato nunca antes apreciado en una tumba maya.

 

La cámara funeraria es un espacio rectangular de aproximadamente 3.40 metros de largo, 1.43 de ancho y aproximadamente 2.50 de alto. Está a una profundidad de siete metros desde la parte superior del templo, el cual tiene una altura total de 18 metros. Es decir, se ubica casi al centro de la estructura, por lo cual fue muy difícil construir el pozo para llegar a ella.

 

Se baja por dos escaleras verticales atadas a los muros, una de metal y otra de madera. Abajo, el calor y humedad hacen que se empañen los cristales de quienes usamos anteojos. Un ventilador es encendido cuando los medidores de temperatura se elevan, por ello, en el umbral de la cámara no pueden permanecer más de tres personas durante mucho tiempo.

 

 

Arqueólogos, arquitectos, fotógrafos, topógrafos, restauradores, dibujantes y ayudantes que sacan cubetas de arena y pedazos de roca, tienen el privilegio de subir y bajar por turnos a la tumba, pero ninguno con la gran sonrisa de Eugenio Álvaro Jiménez, un trabajador sordomudo, el primero en ingresar al sepulcro de la Reina Roja en 1994 y el primero ahora en ayudar a retirar las lajas que cubrían la entrada de este recinto.

 

Es tal la experiencia y el contagioso entusiasmo de Eugenio, que con gran rapidez y destreza, sin asomo de cansancio, criba el material que sale de la entrada de la cámara: pedazos minúsculos de mural, estuco aplanado, pequeñas cuentas de piedra verde, restos de lo que parecen huesos de animales y hasta pupas secas de insectos.

 

Dentro de la cámara

Es en el reducido espacio frente a la recién abierta cámara funeraria del templo XX –en la cual no hay que tocar los muros con la mano desnuda para no contaminar posibles materiales de carbono–, donde los arqueólogos reciben a La Jornada para hablar de la tumba que nos ha costado mucho esfuerzo. La pintura está impresionante, es una pena que no se haya conservado en su totalidad, pero aun así aporta mucha información, explica Arnoldo Martínez.

 

Por el momento, nadie ha ingresado de lleno a la habitación. Acaso uno o dos pasos, eso sí, con calcetines y mucho cuidado, para colocar los aparatos que miden la humedad y la temperatura.

 

Lo urgente ahora, añade, es construir una plataforma con tubos de metal y tablones para poder entrar sin dañar el material que se encuentra en el piso y proceder al rescate urgente del mural, el cual se ha desprendido en diversos puntos.

 

Una vez consolidada y fijada la pintura de muros y bóveda, se procederá a analizar, registrar y remover las piezas de jade y vasijas.

 

¿Qué hay abajo? ¿Una escalinata? ¿Un sarcófago? ¿Una cripta? ¿Otra cámara? ¿Un esqueleto? Arnoldo Martínez es prudente al responder: Todavía no lo sabemos. Hasta que empecemos a remover el piso sabremos si hay otro nivel, o si encontramos restos óseos. Lo primero es la conservación de la pintura. En otros templos, como en el XVIII-A, encontramos restos de mural, pero muy pequeños, sólo tres pedacitos en la bóveda. Aquí hay mucho y muy bien (conservado). Es un color rojo probablemente elaborado con hematita, las diferentes gradaciones se lograron al agregarle más o menos cal. –¿Estamos ante un sepulcro de un alto dignatario maya?

 

–Es muy probable. La cámara posee atributos que pueden identificarse como un enterramiento de la realeza, aunque no ha sido posible determinar restos óseos por el momento. Si nos apoyamos en la epigrafía conocida y si las fechas de las vasijas son las que pensamos, aquí podría estar el primer gobernante en tiempo histórico real que se conoce de Palenque: K’uk B’alam (que significa quetzal jaguar), el primer ajaw de la casa real palencana, pero hasta que no se excave y explore no podemos afirmar nada, porque no tenemos nada; sería muy arriesgado decir de quién se trata. Hay quienes opinan que esta tumba, por parecerse a la de Pakal, a lo mejor es de la abuela (la señora Olnal, quien gobernó Palenque durante 20 años, desde 583 hasta su muerte en 604 dC), o la mamá, pero son especulaciones. Hasta que no tengamos esto bien trabajado no lo sabremos. “No hemos tocado nada, porque existe el riesgo de que se colapse la pintura. Es tan delicada que debemos tener un control muy preciso. Nuestro principal problema es lo inestable del relleno, por eso nos llevó bastante tiempo consolidar la estructura para llegar aquí; si no, todo se nos venía abajo.

 

“Pero estamos ante el único ejemplo de una cámara funeraria con pintura mural que conserva casi todas sus características; por ello será posible hacer comparaciones con otras tumbas mayas de Palenque, como la de la Reina Roja, la del Templo de la Calavera o la tumba III del templo XVIII-A, y también con otras de importantes ciudades mayas como Calakmul, Copán, Tikal y Piedras Negras, lo cual nos permitirá hacer algunas inferencias sobre los antiguos rituales y creencias funerarias de los mayas”.

 

En total son aproximadamente 60 las personas que trabajan exclusivamente en la exploración de la tumba del templo XX, en jornadas que se inician a las siete de la mañana y concluyen a las 11 de la noche, porque muchos se quedan picados con la chamba, no por obligación.

 

El trabajo en el templo XX, ubicado en el área sur de la zona arqueológica, es meticuloso y lento, no obstante la ansiedad que delatan quienes se acercan a preguntar: ¿ya desenterraron al muerto? Los alrededores están cerrados al público. La estructura, orientada al este, se encuentra techada ahora con láminas para permitir que continúen las excavaciones aun bajo las lluvias veraniegas. La cerámica encontrada hasta el momento, da como fecha de edificación del templo los años 500 o 600 dC.

 

No somos cazadores de tumbas, enfatiza el arqueólogo Arnoldo Martínez, “no tenemos esa escuela. A nosotros nos interesa el rescate integral de Palenque; es decir, también nos preocupamos por su arquitectura (Pakal era un entusiasta de ella); por eso, aquí en el templo XX, no sólo trabajamos en la exploración de la cámara funeraria, nos hace falta consolidar todo el edificio.

 

Eso es en lo que deben pensar las nuevas generaciones dedicadas a investigar la zona: se trata de una ciudad en la cual sólo está descubierto al público y explorado 20 o 30 por ciento. Por ejemplo, no conocemos sus inicios, nos falta salirnos un poquito del área nuclear de la ciudad; no sabemos dónde se elaboraba la cerámica, dónde se tallaba la escultura (muy abundante en la zona), cómo era la vida cotidiana fuera de donde vivían los gobernantes. En este sentido, podrían encontrarse en el futuro tumbas, edificaciones y piezas más bellas, ricas e interesantes que las que hemos localizado hasta ahora. Hay arqueología para rato. La tumba de Pakal es lo más espectacular que hemos encontrado, y es muy posible que aquí, en la tumba del templo XX, tengamos características similares.

New Posts
  • Admin
    Jul 1, 2018

    La lucidità di capire una cometa mille di anni fa e un grande successo intellettuale, ma la grande bravura dei Maya fu la capacità di conservare documenti, di fare un archivio, una sistematizzazione della informazione, per poi fare delle biblioteche e le scuole, per la consulta delle nuove generazione, e stata senza dubbio una grande vittoria intellettuale dei Maya. È proprio la datazione, una delle caratteristiche più forte dei Maya, la società ne aveva la responsabilità di procurare il movimento dei dischi del tempo, e stata una cultura che è riuscita a mettere una datazione storica alla sua mitologia della creazione, e addirittura si proietta nel futuro lontano, scrivere sul concetto del tempo tra i Maya e un albero di argomenti con un sacco di biforcazioni che bisognerebbe raccontare dopo uno a uno i diversi modi di concepire il tempo, come: biologico, culturale, psicologico, e per i sovrani Maya c’era anche un tempo “senza logica” Un tempo divino che gli permetteva di avere la capacita di essere presente contemporaneamente in due momenti diversi in due posti diversi, come si può vedere nel caso del bassorilievo del Tempio 14 a Palenque, in cui si è ricuperata una offerta rituale che stupisce a gli studiosi, per la interpretazione epigrafica che ci permette leggere il testo, che segna una cerimonia fata sulle onde del mare, 946,000 anni fa, quasi un milione di anni fa, e poi come se ne mancassero le probe, sotto il basso rilievo si è ricuperata una offerta di fossili marini con le prime forme di vita, quali le spugne i corali, che sono evidenza della disciplina ed studio dei maya per accorgersi del inizio della vita sul fondo marino. Palenque si trova al inizio delle montagne del Chiapas arrivando della basta pianura dello Yucatan, Palenque offre in modo facile e ampio una cronologia della sedimentazione marina, perché è vicino al mare e dopo la caduta della meteorite emerge del fondo marino, lasciando sulla superficie una vasta quantità di fossili, e poi nel costruire la città hanno trovato i fossili su una stratigrafia che gli permetteva di capire la evoluzione del tempo sulle forme di vita marina. Certamente che non cerano loro all'epoca, è una data mitologica ma molto interessante anche il testo che presenta a Akl Mo Naab III e la sua moglie facendo un ballo rituale contemporaneamente nel suo presente storico come nel suo passato mitologico. � � � � Questa responsabilità pubblica di agire per rimbalzare la ciclicità del tempo gli ha portato a sviluppare un metodo, di documentazione storica senza paragone, in cui soltanto i maya ne hanno un sistema di datazione senza aggruppare cicli di tempo come millenni, secoli, lustri, decenni, anni, messi, ore, ecc. Chiamato serie iniziali o conto lungo. In una cultura del tempo in cui il futuro e già accaduto e se ripete continuamente, la maniera di comportarsi nel presente poteva condurre re il futuro verso una strada già fata, cosi la responsabilità di rimbalzare il dischi e fare i bravi era condivisa da tutti i contadini, per condurre il tempo verso la salute e la pace. � � � � � �
  • Admin
    Jun 29, 2018

    Luego de un minucioso estudio iconográfico basado en ejemplos de ocho ciudades prehispánicas del área maya, y de la identificación de las piezas que lo conformaban, se pudo realizar la reconstrucción del tocado de Yuknoom Yich’ak K’ak, localizado en una magnífica tumba de Calakmul, Campeche. Reconstrucción del tocado de Yuknoom Yich’ak Ka’k. Cuando se excavó el entierro de este gobernante de Calakmul, se recuperaron varias piezas de su ajuar funerario y los restos de un mosaico de estuco, jade y nácar que estaba en la parte superior de su fardo funerario, por lo que se planteó que era el tocado de ese gobernante. Con base en elementos iconográficos de las representaciones de tocados en la escultórica maya, se procedió a su reconstrucción

Lei ne ha il diritto a essere informato sul trattamento dei sui dati personali, riffiutare l'uso di marketing, puo modificare, o cancelare la sua informazione.

A questo fine serve questo pulsante.

NON PRENDO SENZA PERMESO, DATI VOSTRI.

Allo scopo di noleggiare i miei servizi on-line o per scaricare gratuitamente informazioni o per mantenere il contatto, ed scambiare commenti e informazioni, così come ottenere eventuali sconti di ringraziamenti agli ospiti che ho accompagnato: è necessario consentire esplicitamente, l'archiviazione della vostra posta elettronica e telefono, soltanto per questi scopi, e per il tempo che lei decida.

Usted tiene el derecho de conocer el tratamiento de sus datos personales, rechazar su uso con fines promocionales, modificar, o cancelar  sus datos.

Para este fin oprima el botón.

NO TOMO SIN SU PERMISO DATOS SUYOS.

 

Para contratar mis servicios en linea o descargar información gratuita, o para mantener el contacto e intercambiar comentarios e información, así como obtener eventuales descuentos de agradecimiento a los huéspedes que he acompañado:

Usted debe consentir explicitamente el almacenamiento de su correo electrónico y teléfono, por el periodo que usted eliga.

Conforme al regolamento generale sulla

protezione del dati, dal 25 maggio 2018.

Conforme al reglamento general de protección de datos del 25 mayo 2018.